Ventajas de un chat omnicanal

De acuerdo con Keybe México, un chat omnicanal puede desplegarse con éxito para una variedad de canales, como el sitio web, Facebook, Twitter y WhatsApp, y administrarse desde una única plataforma. Algunos webchats también pueden combinarse con servicios de voz y respuesta interactiva, lo que permite enviar a los clientes a un agente o a la autogestión en función de las características de la conversación.

Ventajas

  • Atención al cliente personalizada: el chat omnicanal unifica todos los canales de comunicación, ajustándose a las necesidades y preferencias de cada tipo de consumidor, ya que permite añadir nuevos canales digitales a medida que van surgiendo, manteniendo la validez de la voz IP.
  • Recogida de información: un chat omnicanal es muy valioso para recoger información de contacto y el interés expresado por un prospecto o cliente en realizar una nueva compra; cuando se integra con un CRM, estos datos pueden utilizarse para realizar campañas de marketing y ventas más eficaces, así como para la realización de encuestas de satisfacción.
  • Los clientes esperan que las marcas respondan con rapidez, como se ha dicho anteriormente; un chat omnichannel proporciona una herramienta de contacto inmediato que puede resolver fácilmente las primeras dudas de cualquier interacción, ya sea a través de preguntas y respuestas preconfiguradas o a través de un operador, reduciendo el abandono de la conversación por retrasos en la atención.
  • Aumento de las ventas: de forma similar al punto anterior, las conversaciones pueden ayudar a fidelizar a los clientes, así como estimular las compras de aquellos que requieren algunas garantías antes de iniciar el proceso.

En conclusión, un chat que integra todos los modos de contacto accesibles es una herramienta fundamental para ofrecer una experiencia omnicanal y un valioso aliado para un enfoque centrado en el cliente.




¿Qué es Dropshipping?

El Dropshipping es una variante del Ecommerce en la que un negocio no almacena las cosas que ofrece; en su lugar, cuando se vende un producto, la mercancía se adquiere de una tercera persona y lo envían directo al cliente. El comerciante nunca ve ni maneja el producto de esta manera.

En otras palabras, la logística estándar del comercio electrónico se ve fundamentalmente alterada por el Dropshipping, ya que la empresa online solo se encarga de gestionar los pedidos, la facturación y la creación de la base de datos. En nombre de la empresa online, la corporación mayorista se encarga de almacenar, empaquetar y distribuir los productos a los clientes.

La diferencia más significativa entre el Dropshipping y las ventas regulares es que el comerciante que vende no mantiene el inventario. En cambio, a medida que llegan los pedidos, el comerciante adquiere el inventario de un tercero. Normalmente, este tercero es un mayorista o incluso el fabricante del producto.

Por supuesto, el dropshipping tiene ventajas e inconvenientes. Para empezar, se puede poner en marcha un negocio de comercio electrónico en línea sin tener que invertir miles de dólares en inventario porque no requiere tanto capital. Tampoco tendrá que preocuparse de gestionar o pagar un almacén, empaquetar o entregar los pedidos, o incluso ocuparse de las devoluciones y los envíos entrantes.

Por otro lado, a pesar de los modestos costes de puesta en marcha, los márgenes de beneficio son bastante bajos. Hay mucha rivalidad en los nichos, y siempre se depende de productos de terceros. Además, al trabajar con múltiples proveedores, los costes de transporte se vuelven problemáticos, lo que puede repercutir directamente en el precio que debe pagar el consumidor.